Operaciones de la sala de control

En los mercados globales actuales es crucial la cobertura 24/7, en combinación con los más altos niveles de disponibilidad de producto. Esto implica rápidos tiempos de respuesta, que pueden resultar vitales dependiendo de la criticidad del problema. Así surge la necesidad de coordinar y monitorizar cada detalle del funcionamiento de los sistemas de manipulación de materiales desde una sala de control.
Vanderlande tiene la capacidad de supervisar y controlar integralmente todo su sistema y gestionar un proceso ininterrumpido, desde el momento en que un artículo ingresa al sistema hasta su entrega final. La monitorización centralizada, la priorización y el uso eficiente de la tecnología y los recursos son claves.
Lo logramos especificando sus requerimientos, los procedimientos de contingencia y los protocolos de escalamiento. También establecemos una estructura organizativa, flujos de procesos y un ciclo de mejora continua.
Vanderlande ofrece una sala de control “física” (Wi-Fi, sistema telefónico dedicado, canales de radio y CCTV), y hace pruebas de estrés del sistema. Finalmente, asumimos la responsabilidad de gestión de la operación, tanto de los flujos de materiales e información, como de las incidencias que puedan surgir.